sábado, 29 de noviembre de 2008

Mary Félix

. En una ocasión que fuimos a merendar al campo, recogió un puñado de flores y me las ofreció
- Eres una tía fantástica, te amo
Mary Félix expresaba de esa forma sus sentimientos sinceros hacía mí, no era nada sexual sólo amistad
Lo malo es que ella nos introdujo en el mundo de las drogas duras.
Era todo muy subrealista, pero es que en realidad, todos nosotros éramos bastante subrealistas, vivíamos en un mundo imaginario a causa de la droga y nos parecía todo perfecto y divertido pero la verdad era que ¡no nos enterábamos de nada!, estábamos siempre colgados.
Y así empezamos a ir al Pueblo de Vallecas.
Allí conocimos a toda la vasca de Mary Félix y nos hicimos muy amigos, especialmente de Maribel y Alex, el Pepsi (que en un “viaje” mal llevado, se tiró por el balcón de su casa y se mató) y los demás que venían a casa con frecuencia o íbamos nosotros a las de ellos.
En casa de Maribel vimos por primera vez cómo se peleaba con Alex por la droga. Por el momento eso era impensable para Vicente y para mí, compartíamos todo a partes iguales pero cuando estuvimos realmente enganchados la cosa cambió y nos hicimos mucho más egoístas y ansiosos con la droga.
En sus visitas a casa conocieron a Adolfo y Javi (otro de los siete hermanos de Vicente).

Un día que nos habíamos fumado un chino de un “caballo” que nos dieron a probar, y estábamos paseando por La Castellana, nos encontramos con Tito (un amigo del barrio de toda la vida)
- ¡Hostias!... ¿dónde vais? No veas si hace tiempo que no sabemos nada de vosotros
- ya ves, paseando ¿y tú?
- vengo de currar. Oye, os veo muy pedos ¿os habéis metido algo?
- pues… ¡anda que tú!, no puedes ni hablar
- pero yo no sabía que os poníais
- ni nosotros que te ponías tú
- oye… se me está ocurriendo que podemos pasar por la oficina que allí tengo de todo guardado…
- debuten ¿dónde es?
- En Cuatro Caminos, al lado del cuartel de la guardia civil
Nadie en el barrio sabía nada de nuestras incursiones en el mundo “acojonante” de las drogas duras, (digo acojonante por lo horrible que en realidad resulta estar enganchado)
Mañana más. Besitos a todos/as.

1 comentario:

rosscanaria dijo...

Pue es una pena cuando dejamos de ir a ver a Mary Félix pero como ya os contaré empezamos a ir a otros sitios. No volví a saber de ella pero todo seguía siendo maravilloso e irreal.